Nunca te cases con un color

Nunca te cases con un color

Palabras preliminares

Spoiler alert: si estás encaprichado con un color (ya sea porque te encanta o lo detestas), después de leer este post eso podría cambiar (y te deseo de corazón que así sea). Hoy te contaré por qué es bueno para ti ser abierto en cuanto a los colores, aprender de ellos y utilizarlos a tu favor 😉. Vamos allá.

¿Qué es un color?

Qué pregunta fácil y difícil a la vez. Todos sabemos «qué es un color» por experiencia. Pero me gustaría explicártelo de una manera un poco más «científica», porque estoy segura de que te servirá para comprender la magia detrás de los colores (como te dije, esto es un antes y un después, así que ponte cómodo y enciende los motores neuronales, porque se viene lo bueno 😎).

Para comenzar, te haré una pregunta: ¿qué pasaría si estuvieras en un cuarto oscuro?, ¿qué colores verías? Así es, probablemente ninguno; si estás pensando en negro, déjame decirte que el negro no es un color (perdón por arruinar tu infancia 🤷‍♀️). Entonces, volviendo a la pregunta… resulta que curiosamente, los colores solo se perciben cuando hay luz. Ésa es la primera clave: los colores son luz. Y es que la luz es energía electromagnética y por tanto se comporta en forma de ondas con una determinada frecuencia y longitud de onda (¿esto no te interesa? muy bien, vete al siguiente título y enseguida te alcanzo; me quedo por aquí unas líneas más siendo una nerd 🤓). El rango entero de frecuencias y longitudes de onda de la luz se denomina «espectro» y, particularmente, los colores que nosotros vemos se denominan «espectro visible de la luz».

¿Sabías qué? El espectro visible de la luz va del rojo al violeta, por eso, a la luz «no visible» cuya frecuencia está por debajo del rojo se la denomina infrarrojo, y la que está por encima del violeta, rayos ultravioleta (los famosos UV). ¿Qué?, ¿no me creías cuando dije que sería nerd?

Antes de seguir, debo hablarte de los colores primarios de la luz. ¿Te acuerdas cuando en la escuela primaria nos enseñaban a mezclar los tres colores primarios de los pigmentos y nos decían que de ellos salían todos los demás? Y esos colores eran rojo, azul y amarillo y si los mezclabas todos se suponía que te quedaba negro (aunque a mí siempre me quedaba un color marrón 💩, pero bueno, detalles…). Pues bien, ahora quiero que te concentres en lo que te voy a decir: los colores primarios de la luz son rojo, verde y azul (que seguro te suenan más como RGB), y contrario a lo que sucede con los pigmentos, si combinas los tres, te da blanco. Pero también se pueden mezclar de a uno, como hacíamos en la escuela. Así, por ejemplo, si se combinan el rojo y el verde se forma amarillo (recuerda que estamos hablando de luz y no de pigmentos, ¿vale?, última vez que lo digo 😛), si mezclas azul con verde dará cyan, si mezclas rojo con azul dará magenta. A esto se lo conoce con el nombre de «mezcla aditiva». Val, esto también me suena familiar, ¿tiene algo que ver con el CMYK? Sip, de hecho, el modelo CMYK (cyan, magenta, amarillo y negro – los colores típicos de la impresora) está basado en lo que se conoce como «mezcla sustractiva», peeeeero… eso va para otro post.

¿Sabías qué? La luz del sol contiene el espectro total de la radiación electromagnética, es decir, tanto el espectro visible como las demás frecuencias que el ojo humano no percibe. Es por este motivo que la luz del sol se denomina «luz blanca» (sí, blanca, no amarilla como tú creías. Lo sé, es muy fuerte, perdón por destruir tu infancia de nuevo 🙄).

Como sea, volviendo a los colores que podemos ver, es decir, al espectro visible de la luz… ahora te quiero contar cómo es que ésta interactúa con las superficies para dar origen a los colores. Resulta que cuando un haz de luz incide sobre una superficie, vamos a poner por ejemplo un limón, la superficie en cuestión absorberá ciertas frecuencias de luz, pero otras las reflejará. Esa luz reflejada, se mezclará y será captada por los ojos. En el caso del limón, lo que sucederá será lo siguiente: cuando la luz blanca proveniente del sol (que recuerda, trae todas las frecuencias del espectro visible), toca el limón, este absorbe el color azul y refleja el verde y el rojo (que, si te acuerdas, cuando se mezclan da como resultado el amarillo y eso es exactamente lo que ven tus ojos).

Si eres un nerdecito como yo y quieres aprender más sobre el espectro visible de la luz y cómo funciona esto que te acabo de explicar, te dejo este vídeo (que parece infantil pero no lo es y está super completo).

¿Cómo interpreta los colores nuestro cerebro?

Como todo en la vida: a través de la experiencia. Cuando un color (luz de determinada longitud de onda) llega a tu ojo, es transformado en un impulso eléctrico que viaja a través del nervio óptico hasta el cerebro. Allí es procesado en base a la experiencia. El cerebro se pregunta, ¿conozco de antes este color?, ¿en dónde lo he visto?, ¿cómo he reaccionado a él en el pasado?, ¿qué experiencia he tenido relacionada a él? El procesamiento de la información recibida, es un compendio de las respuestas de todas estas preguntas (y algunas más) que se hace tu cerebro.

Pongamos un ejemplo: supongamos que cuando eras pequeño, una vez viste una fruta y pensando que era una naranja le diste un mordisco; esperabas un sabor dulce, pero el sabor era amargo: resultó ser que era un pomelo. A partir de entonces, tu cerebro relaciona el color naranja con una fea sensación y aunque tú ni siquiera eres consciente del porqué, ahora ese color «no te gusta».

Aún así, ¿los colores tienen significados globales?

Por fortuna para el marketing, sí. Como he dicho antes, los colores se perciben a través de la experiencia y resulta que hay una experiencia que tenemos en común todos los seres humanos, sin importar nuestra nacionalidad, religión, partido político, ni clase social: la experiencia con la naturaleza.

La mayoría de los colores tienen significados globales relacionados con su presencia en la naturaleza.

Por ejemplo, el verde se encuentra en los árboles, en el pasto, en algunas algas. Los organismos que realizan fotosíntesis, producen el oxígeno que sustenta la vida. Y, de nuevo, aunque tú no lo entiendas conscientemente, el cerebro interpreta el verde como un color relacionado a la vida, la abundancia, la salud, el sustento, la prosperidad y la calma.

El azul se encuentra en el agua y en el cielo. Representa profundidad, inmensidad, reflexión, quietud.

Y podríamos seguir todo el día, pero se nos haría el artículo el doble de largo. Así que déjame saber si quieres que escriba un artículo con los significados de cada color en los comentarios.

¿Está mal tener un color favorito / detestar un color?

No está mal, mientras seas consciente de que la razón por la que amas/detestas ese color, probablemente procede de una experiencia personal, y eso no te limite a la hora de decidir usarlo/no usarlo en una marca.

A modo anecdótico: a mí nunca me gustó el color violeta; sin embargo es uno de los principales colores de Solución Kaizen, ¿por qué? Porque no dejé que mi gusto (subjetivo) me limitara a la hora de elegir el color que identificaba mi marca, porque transmitía sus valores.

Tampoco me gusta el verde, sin embargo si tuviera que hacer un diseño relacionado a la naturaleza o el bienestar, seguramente usaría ese color.

En definitiva, recuerda que tanto si amas como si detestas un color particular, es algo «tuyo», no de tu cliente ni de tu nicho. Por eso, mi mejor consejo y el mensaje que quiero que te lleves de este post es: no te cases (ni te divorcies) de ningún color. Sé profesional, busca el color que mejor aplique y conecte con el sentimiento y los valores que quieres transmitir y deja que ocurra la magia.

Cuéntame si este artículo te sirvió, y déjame saber si te cambió la mirada respecto a los colores 🧐.

Val.

Gana dinero contando historias

Gana dinero contando historias

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Mauris semper malesuada nulla et eleifend. Ut sodales massa scelerisque tortor luctus consectetur. Quisque in vestibulum mauris. Integer efficitur nisl eu ullamcorper iaculis. Vestibulum sit amet elementum est. Integer mollis, felis nec dapibus fermentum, nisl ante volutpat lorem, maximus blandit neque magna a ex. Donec lectus augue, euismod a magna ut, posuere facilisis sem.

¿Qué es el storytelling?

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Mauris semper malesuada nulla et eleifend. Ut sodales massa scelerisque tortor luctus consectetur. Quisque in vestibulum mauris. Integer efficitur nisl eu ullamcorper iaculis. Vestibulum sit amet elementum est. Integer mollis, felis nec dapibus fermentum, nisl ante volutpat lorem, maximus blandit neque magna a ex. Donec lectus augue, euismod a magna ut, posuere facilisis sem.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Mauris semper malesuada nulla et eleifend. Ut sodales massa scelerisque tortor luctus consectetur. Quisque in vestibulum mauris. Integer efficitur nisl eu ullamcorper iaculis. Vestibulum sit amet elementum est. Integer mollis, felis nec dapibus fermentum, nisl ante volutpat lorem, maximus blandit neque magna a ex. Donec lectus augue, euismod a magna ut, posuere facilisis sem.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Mauris semper malesuada nulla et eleifend. Ut sodales massa scelerisque tortor luctus consectetur. Quisque in vestibulum mauris. Integer efficitur nisl eu ullamcorper iaculis. Vestibulum sit amet elementum est. Integer mollis, felis nec dapibus fermentum, nisl ante volutpat lorem, maximus blandit neque magna a ex. Donec lectus augue, euismod a magna ut, posuere facilisis sem.

5 errores de UI que pueden arruinar tu negocio

5 errores de UI que pueden arruinar tu negocio

Tanto si quieres diseñar tu sitio web, como si ya lo has hecho (o lo han hecho por ti), y quieres mejorar su apariencia para lograr una comunicación efectiva con tus usuarios y aumentar tus conversiones, estás en el lugar correcto. Hoy te enseñaré qué es la Interfaz de Usuario o User Interface (UI), por qué tienes que cuidarla y te daré 5 consejos para que no la cagues y pierdas ventas.

¿Qué es UI y por qué me debe importar?

Dicho de modo sencillo, la interfaz de usuario es todo lo que el usuario ve cuando navega tu sitio, tan simple (y tan complejo), como eso. Forman parte de la UI los fondos, los textos, los botones, los vídeos, imágenes, menúes y cualquier otro elemento que el usuario pueda ver.

Una vez comprendido lo primero, es importante hacer una aclaración: el término UI se suele agrupar muy a menudo con el término UX; tanto que a veces no termina de quedar clara la diferencia entre una y otra e incluso se suelen entender como si fueran una misma cosa (sobre todo porque comúnmente se escriben juntas de esta manera «UX/UI»). La UX (User experience) o Experiencia de Usuario es la experiencia que tiene un usuario antes, durante y después del contacto con tu marca. Por ejemplo:

Error n°1: Diseñar sin saber de diseño.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Mauris semper malesuada nulla et eleifend. Ut sodales massa scelerisque tortor luctus consectetur. Quisque in vestibulum mauris. Integer efficitur nisl eu ullamcorper iaculis. Vestibulum sit amet elementum est. Integer mollis, felis nec dapibus fermentum, nisl ante volutpat lorem, maximus blandit neque magna a ex. Donec lectus augue, euismod a magna ut, posuere facilisis sem.

Error n°2: Diseñar pensando en ti y no en el usuario.

Tu diseño web no tiene que ser «lindo» para ti. Intento explicar esto cada vez que tengo oportunidad, porque cuando lo digo de buenas a primeras la gente se sorprende. Para empezar te diré que la clave del diseño está en comprender el modelo de estímulo-procesamiento-respuesta. «¿Eso con qué se come, Val?» te estarás preguntando. Déjame explicártelo. Cuando ves algo, recibes un estímulo a través de la luz que entra por tus ojos; éste viaja a través del nervio óptico hasta tu cerebro, en donde es procesado; aquí es cuando ocurre la magia: tu cerebro procesa en base a las experiencias previas, es decir, a la información que tiene acumulada hasta ese momento, y luego devuelve una respuesta, generalmente en forma de pensamiento o emoción.

Vamos con un ejemplo: imagina que una chica entra a un sitio web y ve un fondo rosa, automáticamente se activa en tu cerebro la información relacionada a ese color y por sus experiencias previas se relaciona con lo femenino. Ahora, supongamos que ella en su adolescencia recibió burlas por su falta de femeneidad. En este caso ese color podría generarle una sensación negativa (lo que haría que inmediatamente cierre el navegador para salir de ese sitio).

Ahora imaginemos que tú eres el dueño de ese sitio web en el que promocionas un servicio para las mujeres que se sienten poco femeninas y quieren sanar su autoestima. Como a ti te gusta el rosa y sabes que es un color femenino, lo utilizas. Pero entonces, tras el ejemplo que te acabo de poner, vuelvo a recordarte que el protagonista de todo diseño tiene que ser el usuario, no tú. Entonces, ¿estás seguro de que usar el rosa es la mejor opción?

Termino repitiendo lo mismo que dije al comienzo: el diseño no te tiene que gustar, el diseño tiene que ser útil. Siempre digo que no hay nada peor que un diseño «lindo» pero que no comunique bien. Cuando vayas a diseñar tu sitio web, tienes que pensar todo el tiempo en la persona que lo verá, es decir, en el usuario. Diseña pensando en él, no en ti.

¿Quieres ahondar en el significado de los colores? Vete a leer este post.

Error n°3: Sobrecargar la interfaz.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Mauris semper malesuada nulla et eleifend. Ut sodales massa scelerisque tortor luctus consectetur. Quisque in vestibulum mauris. Integer efficitur nisl eu ullamcorper iaculis. Vestibulum sit amet elementum est. Integer mollis, felis nec dapibus fermentum, nisl ante volutpat lorem, maximus blandit neque magna a ex. Donec lectus augue, euismod a magna ut, posuere facilisis sem.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Mauris semper malesuada nulla et eleifend. Ut sodales massa scelerisque tortor luctus consectetur. Quisque in vestibulum mauris. Integer efficitur nisl eu ullamcorper iaculis. Vestibulum sit amet elementum est. Integer mollis, felis nec dapibus fermentum, nisl ante volutpat lorem, maximus blandit neque magna a ex. Donec lectus augue, euismod a magna ut, posuere facilisis sem.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Mauris semper malesuada nulla et eleifend. Ut sodales massa scelerisque tortor luctus consectetur. Quisque in vestibulum mauris. Integer efficitur nisl eu ullamcorper iaculis. Vestibulum sit amet elementum est. Integer mollis, felis nec dapibus fermentum, nisl ante volutpat lorem, maximus blandit neque magna a ex. Donec lectus augue, euismod a magna ut, posuere facilisis sem.

Error n°4: Ser disruptivo para mal.

Créeme cuando te digo que todo lo que tienes que hacer para lograr un buen resultado es seguir los pasos de quienes ya lo hicieron antes que tú. Muchas veces perdemos tiempo tratando de ser «originales y creativos» (¡ay, yo la primera!), cuando en realidad, todo lo que tenemos que hacer es «copiar con estilo», como solía decir una de mis profesoras. ¡Atención! Esto NO significa plagiar (estoy totalmente en contra del plagio), pero hay que admitir una realidad: en cuestiones de diseño, hay poco que no se haya hecho ya. Si ves algo que te gusta en otro sitio, puedes tomarlo como inspiración y darle la vuelta que quieres para darle «tu toque».

Lo que quiero que te lleves como consejo de este punto es: no pierdas tiempo tratando de crear de 0 algo que a otras personas les llevó años. El entorno virtual en el que nos manejamos, la coherencia visual de las interfaces comunes que vemos, el paradigma de la UI actual han tardado años en desarrollarse y se han hecho posible gracias a las manos de miles de diseñadores con expertise. Lo mejor que podemos hacer es honrarlos siguiendo los liniamientos que ellos construyeron.

Puede que pienses que estoy siendo un poco «inflexible», pero déjame planteártelo de otra manera. En nuestro día a día navegamos por distintos sitios, tenemos contacto con distintas interfaces y al final vamos construyendo un esquema mental de cómo deberían verse los sitios. Cuando de pronto nos topamos con un sitio que se sale demasiado del molde, nos resulta chocante, nuestro cerebro no lo entiende y eso le disgusta. Ahora bien, ahora poniéndonos en lugar del usuario, cuando diseñemos será benéfico que lo hagamos siguiendo los estándares actuales; de este modo le garantizaremos al usuario una mejor experiencia y a nosotros mismos mejores resultados.

Si quieres saber cuáles son estos estándares de los que estoy hablando, puedes visitar este post.

Error n°5: Pedir opinión a quien no sabe de tema.

Porque si lo haces, recibirás una respuesta que viene con la mejor de las buenas voluntades, pero desde la ignoracia, y es lo peor que te puede pasar. Lo más probable es que le quieras preguntar a un familiar o a un amigo o conocido, y ellos al responderte quieran quedar bien; entonces dirán algo como: «está lindo», «me encanta», «es muy tú»; y eso es lo peor que podrían decirte, porque el diseño no tiene que ser lindo, el diseño tiene que ser útil.

¿Le preguntarías a un carnicero de construcción o a un arqueólogo de matemáticas?, ¿verdad que no? Entonces, ¿cómo se te ocurre que preguntarle de Diseño Web a un amigo podría ayudarte en algo? Salvo, claro, que tu amigo sea diseñador web y además sepa de UX/UI.

Si realmente te importa el diseño de tu sitio, pregunta a quienes saben. Y si no tienes a quién preguntarle, mira lo que dicen los expertos. Por ejemplo, puedes revisar este post.

5 empleos digitales que jamás morirán

5 empleos digitales que jamás morirán

Si estás queriendo emprender, experimentar una reinvención laboral, aprender una profesión o decidir tu futura especialización en el mundo digital, has venido al lugar correcto. Hoy te contaré sobre los 5 empleos digitales que jamás morirán. Y tú dirás, «Val, ¿cómo sabes que estás en lo correcto y que estos empleos no morirán jamás?», y yo te responderé: «El día que estos empleos mueran, habrá muerto lo digital (¡Dios nos libre y nos guarde!)». Así que vamos con ellos.

1. Diseño y desarrollo Web y mobile

Los sitios Web son al mundo digital como el hidrógeno al planeta Tierra (khé? 🙃). Fueron los primeros en aparecer y sin ellos no hubiera sido posible la vida en internet. Es difícil pensar que pudieran desaparecer; pues incluso a medida que las empresas abren y cierran, las redes sociales pasan de moda y surgen otras nuevas, las aplicaciones de turno se dejan de usar… los sitios web, siguen en pie (I’m still standing~ yeah, yeah, yeah~ 🦍🕺🎵).

Si bien es cierto que el mundo del diseño web está en cambio constante, también van evolucionando los distintos lenguajes de maquetado web (HTML y CSS), así como los lenguajes de programación web y de apps.

Por todo esto, es probable que aunque cambie el entorno visual, estos empleos no dejen de existir.

Comenzar a formarte en este campo es una decisión inteligente y un dato muy alentador, es que entre todos los empleos emergentes, son de los mejores remunerados (good for me! 😎).

2. Automatizaciones e Email Marketing

Similar a lo anteriormente dicho, el correo electrónico llegó para quedarse. Se necesita para absolutamente toda gestión en internet. Es como tu documento de identidad en la web. Piensa en las aplicaciones que manejas usualmente (redes sociales, online banking, monedero electrónico, etc), absolutamente todas te exigen un correo electrónico para poder registrarte.

De la misma manera, recibimos al correo electrónico las notificaciones de nuestros servicios, comprobantes electrónicos de las compras que realizamos en internet, novedades de las suscripciones que realizamos, la Newsletter semanal de Solución Kaizen (que es la que más esperamos con toda ilusión, obviamente 😋) y mil cosas más.

Por eso el empleo de experto en automatizaciones e email marketing no morirá jamás. Si quieres aprender más sobre el empleo que te hará vender en automático, no te pierdas este post.

3. Edición multimedia

Todo lo que no es texto en internet, es multimedia: audios, fotos, ilustraciones, vídeos, animaciones, etc. ¿Y dónde están las personas que se dedican a generar estos contenidos? Muy felizmente en la playa tomando un daikiri, mirando al mar, mientras yo escribo este post. Bueno, tal vez exagero un poquito. Pero que la están pasando bien, te lo aseguro, porque si te dedicas a la edición multimedia, tu vida es una fiesta (¿se nota que es mi asignatura pendiente en la vida? 🤣).

Como sea, mientras existan las fotografías, los vídeos, las animaciones, los audios y todo el resto de recursos multimedia, habrá pan y abundancia para estos profesionales.

4. Copywriting

¿Te ha sucedido entrar a una web, al mail o a un contenido en redes sociales y enamorarte de los textos? Pues eso, amigo mío, es obra de un copywriter. La escritura persuasiva lo es todo en ventas, y mientras existan empresas, emprendedores y freelancers en internet, existirán los copywriters listos para hacer de sus textos una auténtica máquina de generar conversiones.

La palabra es la palabra y nunca desaparecerá. Particularmente en el ámbito digital, la conversación se da a través de textos, vídeos y audios. No da lo mismo qué escribir ni cómo hacerlo, así que créeme cuando te digo que mientras existan los textos en el mundo digital, existirá el copywriting.

Este empleo digital muchas veces puede pasar desapercibido. Escribir es algo tan natural que de buenas a primeras solemos pensar que cualquiera puede hacerlo. Confieso que yo misma desconocía de su existencia, pero cuando empecé a informarme sobre el marketing digital entendí que así como hay reglas para diseñar, también las hay para «escribir para vender». Así que, si al igual que yo, desconocías la existencia del copywriting y quieres informarte más, te sugiero que vayas a darle un vistazo a esta web.

5. Análisis de datos

Me encanta citar a W. T. Kelvin y su célebre frase: «Lo que no se define no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar. Lo que no se mejora, se degrada siempre», cuando hablo de este tema. Desde el momento en el que escuché esta frase por primera vez, quedé maravillada. Durante varios años de mi vida, cuando estudié en la universidad, me dedicaba a realizar mediciones en el laboratorio y posterior análisis de los datos obtenidos para sacar conclusiones. Pero el hecho de entender que se podía hacer exactamente lo mismo en el mundo digital, realmente me «voló la cabeza», como solemos decir en Argentina.

A pesar de que se trata de un empleo digital muy poco conocido entre los freelancers y emprendedores que recién comienzan, las empresas no viven sin un departamento de analítica o data science. ¿Por qué? Porque realizar mediciones y posterior análisis de las mismas le sirve al negocio para poder mejorar. Un buen trabajo de analítica puede ayudarte a: optimizar tus textos, optimizar el diseño web, optimizar el proceso de automatización, aumentar tus conversiones, encontrar a tu cliente ideal y entenderlo mejor, superar a la competencia, escalar tu negocio, ampliar tu mercado y muchas cosas más.

Muchas personas creen que el trabajo de análisis de datos es sucio o deshonesto. Es posible que se deba a alguna mala experiencia o incluso a noticias de empresas que utilizaron los datos con fines poco éticos; si eres una de esas personas, no te pierdas éste vídeo, para que veas el gran potencial de cambio positivo que tiene la analítica digital.

Y esto es todo, por el momento. Cuéntanos qué te han parecido estos 5 empleos. ¿Conoces algún otro empleo digital que jamás morirá? ¡Te leemos! 🤓