¿Por qué tu diseño no funciona?

Hoy te enseñaré qué es la Interfaz de Usuario o User Interface (UI), por qué tienes que cuidarla y te daré 5 consejos para que no la cagues y pierdas ventas.

Val

En 2008 me gradué de la secundaria e hice lo que todo el mundo me recomendaba: estudiar en la universidad. 📚 Diez años pasaron y aún no tenía mi título (y ni siquiera había alcanzado el 50% del progreso en mi carrera). Me di cuenta de que algo estaba fallando, y descubrí qué: había elegido mal la profesión. 😱 Decidí que no era tarde para dar un giro de 360°. En 2019 me matriculé en la Escuela Nómada Digital, y aprendí las herramientas necesarias para poder tener un negocio digital próspero. 💻 Fundé Solución Kaizen y continué mi formación dentro y fuera de la END. Aprendí sobre marketing digital, redes sociales, diseño web, identidad visual, copywriting, email marketing y la mar en coche. 🤓 Hoy me dedico a ayudar a profesionales, emprendedores y empresas a reflejar su esencia y vender sus servicios a través del diseño web. 🤝 
v

21/02/2022

Te has pasado horas haciendo una web hermosa, es tu retoño, tu bebé digital. Pero algo anda mal y lo sabes (o tal vez no, y este artículo te abra los ojos). Hoy te invito a descubrir por qué tu diseño web no está funcionando y qué hacer para arreglarlo.

Razón número 1: Tu diseño no es diseño.

Es importante que partamos de la siguiente premisa, cruda y sin anestesia: el diseño web no es arte, no todo el mundo sabe hacerlo, ni todo el que se llama a sí mismo diseñador web lo hace bien (se tenía que decir y se dijo).

Empecemos por definir cualquier tipo de diseño visual. Lo primero que hay que entender es que el diseño tiene como finalidad la comunicación visual clara y efectiva de un mensaje concreto y objetivo. Por eso, no es arte. Usa herramientas artísticas, por supuesto, pero no es un «vale todo».

Pongámoslo simple. El diseño es como la gastronomía: tiene reglas, hay ingredientes, hay recetas, procedimientos y luego está la creatividad y libertad de cada uno para crear un plato único.

Si no sabes para qué se usa cierto utencillo, cómo combinar algunas especias, cuánto tiempo de cocción necesita tal ingrediente o qué cantidad máxima de sal usar según la porción, es prácticamente imposible que consigas buenos resultados.

Con el diseño sucede lo mismo. Hay muchas herramientas (tipografías, colores, imágenes, etc). Pero hay que saber usarlas y combinarlas para lograr buenos resultados. Caso contrario, obtendremos algo que «se ve» pero no es un «diseño» en el buen sentido de la palabra (como el plato que «se deja comer», pero no es rico).

Por último, para responder a la pregunta del encabezado, agregaremos la palabra clave «web» y diremos que el diseño web tiene reglas específicas, relacionadas, por ejemplo, con la interfaz de usuario, los motores de búsqueda, el dispositivo desde donde se visualice la página, etc. Si quieres ahondar más en estas cuestiones, te recomiendo mi artículo: 5 errores de UI que arruinan tu web. y, por sobre todo, mi guía gratuita: 10 errores de tu web que te hacen perder dinero y quedar mal.

¿Cómo lo soluciono?

Opción 1: Fórmate.

No es la opción más rápida, invertirás tiempo y esfuerzo (y, quizás, también dinero) para aprender las reglas del diseño y deberás llevarlas a la práctica múltiples veces hasta que puedas hacerlo bien y obtener los resultados deseados.

Es la opción más conveniente si no cuentas con presupuesto, tu presupuesto es limitado o no estás dispuesto a invertir en un diseñador.

Hay muchas maneras de formarse y mucho material gratuito en internet, pero asegúrate de curar el contenido al que accedas, pues también te encontrarás con muchos amantes del «hablemos sin saber».

Otra opción es la formación de pago, y si la vas a realizar, asegúrate de que sea impartida por un profesional con experiencia y resultados a la vista.

Opción 2: contrata alguien que pueda diseñar por ti. Te ahorrará tiempo, esfuerzo, prueba y error.

Razón número 2: Diseñas para ti y no para tu cliente.

Viene de la mano con lo anterior. Cuando no conocemos las reglas del diseño, solemos cometer el error de diseñar en base a nuestro criterio subjetivo («elegí este color porque me gusta» o «usé esta tipografía porque es linda» son frases características que demuestran esto).

El problema de esto es que lo que es lindo para ti, puede no serlo para otra persona. Pero, además, hay que tener en cuenta que los usuarios en internet tienen un comportamiento bastante determinado.

¿Cómo lo puedo solucionar, Val? Para empezar te diré que la clave del diseño está en comprender el modelo de estímulo-procesamiento-respuesta. «¿Eso con qué se come, Val?» te estarás preguntando. Déjame explicártelo. 🧐 Cuando ves algo, recibes un estímulo a través de la luz que entra por tus ojos; éste viaja a través del nervio óptico hasta tu cerebro, en donde es procesado; aquí es cuando ocurre la magia: tu cerebro procesa en base a las experiencias previas, es decir, a la información que tiene acumulada hasta ese momento, y luego devuelve una respuesta, generalmente en forma de pensamiento o emoción. 🤯

Vamos con un ejemplo: imagina que una chica entra a un sitio web y ve un fondo rosa, automáticamente se activa en tu cerebro la información relacionada a ese color y por sus experiencias previas se relaciona con lo femenino. 🌸Ahora, supongamos que ella en su adolescencia recibió burlas por su falta de femeneidad. En este caso ese color podría generarle una sensación negativa (lo que haría que inmediatamente cierre el navegador para salir de ese sitio). 😢

Ahora imaginemos que tú eres el dueño de ese sitio web en el que promocionas un servicio para las mujeres que se sienten poco femeninas y quieren sanar su autoestima. Como a ti te gusta el rosa y sabes que es un color femenino, lo utilizas. Pero entonces, tras el ejemplo que te acabo de poner, vuelvo a recordarte que el protagonista de todo diseño tiene que ser el usuario, no tú. Entonces, ¿estás seguro de que usar el rosa es la mejor opción? 😯

Termino repitiendo lo mismo que dije al comienzo: el diseño no te tiene que gustar, el diseño tiene que ser útil. Siempre digo que no hay nada peor que un diseño «lindo» pero que no comunique bien. Cuando vayas a diseñar tu sitio web, tienes que pensar todo el tiempo en la persona que lo verá, es decir, en el usuario. Diseña pensando en él, no en ti.

¿Quieres ahondar en el significado de los colores? Vete a leer este post.

Error n°3: Sobrecargar la interfaz.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Mauris semper malesuada nulla et eleifend. Ut sodales massa scelerisque tortor luctus consectetur. Quisque in vestibulum mauris. Integer efficitur nisl eu ullamcorper iaculis. Vestibulum sit amet elementum est. Integer mollis, felis nec dapibus fermentum, nisl ante volutpat lorem, maximus blandit neque magna a ex. Donec lectus augue, euismod a magna ut, posuere facilisis sem.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Mauris semper malesuada nulla et eleifend. Ut sodales massa scelerisque tortor luctus consectetur. Quisque in vestibulum mauris. Integer efficitur nisl eu ullamcorper iaculis. Vestibulum sit amet elementum est. Integer mollis, felis nec dapibus fermentum, nisl ante volutpat lorem, maximus blandit neque magna a ex. Donec lectus augue, euismod a magna ut, posuere facilisis sem.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Mauris semper malesuada nulla et eleifend. Ut sodales massa scelerisque tortor luctus consectetur. Quisque in vestibulum mauris. Integer efficitur nisl eu ullamcorper iaculis. Vestibulum sit amet elementum est. Integer mollis, felis nec dapibus fermentum, nisl ante volutpat lorem, maximus blandit neque magna a ex. Donec lectus augue, euismod a magna ut, posuere facilisis sem.

Error n°4: Ser disruptivo para mal.

Créeme cuando te digo que todo lo que tienes que hacer para lograr un buen resultado es seguir los pasos de quienes ya lo hicieron antes que tú. Muchas veces perdemos tiempo tratando de ser «originales y creativos» (¡ay, yo la primera!), cuando en realidad, todo lo que tenemos que hacer es «copiar con estilo», como solía decir una de mis profesoras. ¡Atención! Esto NO significa plagiar (estoy totalmente en contra del plagio), pero hay que admitir una realidad: en cuestiones de diseño, hay poco que no se haya hecho ya. Si ves algo que te gusta en otro sitio, puedes tomarlo como inspiración y darle la vuelta que quieres para darle «tu toque».

Lo que quiero que te lleves como consejo de este punto es: no pierdas tiempo tratando de crear de 0 algo que a otras personas les llevó años. El entorno virtual en el que nos manejamos, la coherencia visual de las interfaces comunes que vemos, el paradigma de la UI actual han tardado años en desarrollarse y se han hecho posible gracias a las manos de miles de diseñadores con expertise. Lo mejor que podemos hacer es honrarlos siguiendo los liniamientos que ellos construyeron.

Puede que pienses que estoy siendo un poco «inflexible», pero déjame planteártelo de otra manera. En nuestro día a día navegamos por distintos sitios, tenemos contacto con distintas interfaces y al final vamos construyendo un esquema mental de cómo deberían verse los sitios. Cuando de pronto nos topamos con un sitio que se sale demasiado del molde, nos resulta chocante, nuestro cerebro no lo entiende y eso le disgusta. Ahora bien, ahora poniéndonos en lugar del usuario, cuando diseñemos será benéfico que lo hagamos siguiendo los estándares actuales; de este modo le garantizaremos al usuario una mejor experiencia y a nosotros mismos mejores resultados.

Si quieres saber cuáles son estos estándares de los que estoy hablando, puedes visitar este post.

Error n°5: Pedir opinión a quien no sabe de tema.

Porque si lo haces, recibirás una respuesta que viene con la mejor de las buenas voluntades, pero desde la ignoracia, y es lo peor que te puede pasar. Lo más probable es que le quieras preguntar a un familiar o a un amigo o conocido, y ellos al responderte quieran quedar bien; entonces dirán algo como: «está lindo», «me encanta», «es muy tú»; y eso es lo peor que podrían decirte, porque el diseño no tiene que ser lindo, el diseño tiene que ser útil.

¿Le preguntarías a un carnicero de construcción o a un arqueólogo de matemáticas?, ¿verdad que no? Entonces, ¿cómo se te ocurre que preguntarle de Diseño Web a un amigo podría ayudarte en algo? Salvo, claro, que tu amigo sea diseñador web y además sepa de UX/UI.

Si realmente te importa el diseño de tu sitio, pregunta a quienes saben. Y si no tienes a quién preguntarle, mira lo que dicen los expertos. Por ejemplo, puedes revisar este post.

0 Comments

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No Results Found

The page you requested could not be found. Try refining your search, or use the navigation above to locate the post.